Yin Yoga: un camino a la introspección

El Yin Yoga forma parte de la tradición ancestral del Hatha Yoga, donde el objetivo principal es la atención plena al momento presente.


El yin y el yang representan las fuerzas opuestas y, a la vez, complementarias que existen en todo universo. Yin es lo suave, la tierra, la inmovilidad, la noche, el frío. Yang es lo dinámico, lo caliente, lo activo, el día.



Yin Yoga es una combinación de Hatha Yoga y de las prácticas taoístas de la medicina china y tiene como objetivo mejorar nuestra salud en varios niveles.


Se trata de una práctica de asanas lenta, donde la mayoría de los movimientos se realizan en el suelo. Las posturas se mantienen durante un largo periodo de tiempo (entre 1 y 8 minutos), consiguiendo un nivel de estiramiento muy amplio. De esta manera, los estiramientos llegan hasta las capas más profundas del cuerpo, trabajando los canales energéticos de los meridianos.


Además de ganar elasticidad física, la práctica de Yin Yoga permite llevar a cabo la meditación y trabajar la respiración pausada y consciente.

Beneficios de Yin Yoga:


- Incrementa la flexibilidad de forma pasiva y consciente

- Relaja el sistema nervioso central

- Trabaja sobre las fascias, movilizándolas con delicadeza

- Es una práctica regeneradora

- Favorece la movilización del Prana o energía vital del cuerpo de modo que repercute positivamente en nuestro organismo, órganos y tejidos

- Incrementa la concentración y la conciencia corporal


Yin Yoga es tiempo para observar, parar y decidir; cierra los ojos, déjate llevar y libérate.

59 vistas

Síguenos en nuestros canales

  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo

Telf.: 935 171 766

hello@harayogastudio.com

POLITICAS DE PRIVACIDAD WEB  /

POLÍTICA DE PLUGINS